sábado, 18 de abril de 2015

PROGRAMAS DE EDUCACIÓN EMOCIONAL


El importante desarrollo teórico y empírico en el campo de la Inteligencia Emocional ha originado una proliferación de programas de desarrollo de la inteligencia emocional que, en el ámbito educativo, han recibido la denominación genérica de Educación Emocional o Socio-emocional.

Sin embargo pocos programas han demostrado de forma empírica su eficacia para desarrollar las competencias y habilidades que conforman este constructo de Inteligencia Emocional. El diseño y aplicación de muchos de estos programas impiden o dificultan, además, ser evaluables de una forma mínimamente objetiva y científica, cuando se trata de intervenciones en un campo tan delicado y comprometido como es el de las emociones humanas o como prefiero denominarlo la “salud emocional”, en muchos de los casos con niños, adolescentes y jóvenes.

CASEL 

En EE.UU. la Collaborative for Academic, Social y Emotional Learning (CASEL) es la organización líder en el desarrollo de la competencias académica, social y emocional de los estudiantes, siendo su objetivo principal, mediante la investigación, la práctica y la política, ayudar a que el aprendizaje social y emocional (basado en la evidencia empírica) sea una parte integral de la educación desde la etapa de preescolar hasta la de secundaria.

Esta importante y pionera organización recomienda la aplicación de programas de educación emocional en los centros educativos que reúnan una serie de requisitos:
  • Estén bien diseñados y promuevan de forma sistemática la competencia social y emocional de los estudiantes, ofreciendo oportunidades para la práctica y que cuenten con una programación multianual. 
  • Ofrezcan alta calidad en la formación de los educadores que lo impartan y un apoyo permanente a los mismos que garantice una aplicación correcta del programa. 
  • Estén basados en la evidencia y cuenten con una base empírica de su eficacia, con al menos una evaluación que documente los impactos positivos en el comportamiento del estudiante y/o su rendimiento académico. 
  • Esta evaluación debe incluir un grupo de control además de contar con pretest y postest que valoren las habilidades socio-emocionales incluidas en el programa y/o otras conductas relacionadas del estudiante. 
  • Conveniencia de que los programas se integren plenamente en el currículo, con sesiones que expliciten de forma clara las habilidades a desarrollar y la formación requerida por los educadores para llevarlas a cabo. 
Esta organización tiene editada una guía (Guía CASEL) que proporciona un marco sistemático para evaluar la calidad de los programas de aprendizaje social y emocional y poder identificar programas que están bien diseñados y que cuentan con una evidencia empírica de su eficacia.

La investigación muestra que la aplicación de programas de aprendizaje social y emocional que cumplen estas características puede tener un impacto positivo en el ambiente escolar y promover una serie de beneficios académicos, sociales y emocionales de los estudiantes. Durlak, Weissberg y otros realizaron un meta-análisis de 213 estudios rigurosos de aplicación de estos programas en las escuelas y los resultados indican que los estudiantes que reciben esta educación socio-emocional de calidad mostraron:
  • Mejor rendimiento académico puntuaciones de rendimiento de un promedio de 11 puntos porcentuales más altos que los estudiantes que no recibieron instrucción SEL. 
  • Mejora de las actitudes y comportamientos : mayor motivación para aprender, de compromiso más profundo a la escuela, el aumento del tiempo dedicado a las tareas escolares, y un mejor comportamiento en la clase. 
  • Menos comportamientos negativos : disminución de la conducta disruptiva clase, incumplimiento, agresión, actos delictivos, y referencias disciplinarias. 
  • Reducción de la angustia emocional: menos informes de la depresión ansiedad y estrés de los estudiantes. 

MODELO DE I.E. DE SALOVEY Y MAYER

Por otra parte resulta relevante que los programas de educación socio-emocional que se pretendan aplicar en los centros educativos estén basados en algún modelo teórico que tenga suficientemente contrastada su validez, tanto conceptual como empírica. En este sentido el modelo de Salovey y Mayer ha demostrado ser uno de los modelos teóricos más sólidos.
Los componentes de la IE para este modelo son la percepción emocional, la asimilación emocional, la comprensión emocional y la regulación emocional. (Ver entrada del blog sobre "Concepciones de la inteligencia emocional").

PROGRAMAS DE EDUCACIÓN EMOCIONAL

En España se han venido utilizando en los últimos años algunos programas de educación socio-emocional relacionados de alguna manera con este modelo teórico según un buen análisis realizado por Miñaca, Hervás y Laprida.


PROGRAMA ULISES DE APRENDIZAJE Y DESARROLLO DEL AUTOCONTROL EMOCIONAL

Es un programa de prevención del consumo de drogas basado en el desarrollo del autocontrol emocional en alumnos de 10-12 años como factor de protección frente a conductas de riesgo.

Consta de 10 sesiones de trabajo práctico de duración variable, diseñadas para ser llevadas a cabo por monitores y educadores en el ámbito educativo no formal, en las que a través de una metodología dinámica, activa y amena los alumnos aprenden a estimular y fortalecer su autocontrol emocional.



PROGRAMA CONSTRUYENDO SALUD

Tiene como objetivo fundamental proporcionar al adolescente las habilidades necesarias para enfrentarse adecuadamente a las influencias sociales directas o indirectas que incitan al consumo de drogas y en especial, a las presiones del grupo de amigos, dada la relevancia con que éstas tienen en la adolescencia. Esto se lleva a cabo a través del entrenamiento directo en técnicas de resistencia a la persuasión y se complementa con un amplio programa destinado a incrementar la competencia individual del sujeto a través de la adquisición de habilidades inter e intrapersonales, que conduzcan a un mejor manejo de situaciones sociales, a un incremento de la autoestima y de la autoconfianza y a una reducción de las motivaciones para implicarse en conductas problemáticas. El programa pretende además, promover el conocimiento de los adolescentes acerca de las consecuencias del consumo de droga.

El Programa “Construyendo Salud”, constituye una estrategia educativa ampliamente validada para poder ser utilizada en nuestro contexto sociocultural y puede entrar a formar parte de cualquier currículum de Educación para la Salud.

Este programa se centra en siete componentes: información, toma de decisiones, autoestima, control emocional, habilidades sociales, tolerancia y cooperación y ocio. Consta de 11 unidades, diseñadas para ser aplicadas a lo largo de diecisiete sesiones de clase de 45 minutos, aunque dependiendo del estilo de trabajo del profesor, la participación del alumnado u otros factores contextuales, ciertas unidades pueden requerir alguna sesión adicional.


EDUCAR LAS EMOCIONES Y LOS SENTIMIENTOS

Se trata de un programa de alfabetización emocional que se desarrolla a través de 8 sesiones de unos 60 minutos cada una. A lo largo del programa se definen y discuten definen más de sesenta emociones humanas.

Considera que el “analfabetismo emocional” supone:
  • No conocer la variadísima gama de emociones humanas: hay personas, incluso con amplia cultura en otros campos, que no saben expresar sus sentimientos sino con expresiones generales e imprecisas, como “estoy bien” o “estoy mal”. 
  • No reconocer esos sentimientos en sí mismo (aun sabiendo el nombre teórico). 
  • No reconocer en otros ni entender el lenguaje, verbal o no verbal, con el que esas personas intentan manifestarnos sus sentimientos. 
  • No saber encauzar esos sentimientos y emociones hacia el desarrollo de uno mismo como persona, hacia la consecución de una motivación dinamizadora y hacia una mejora de las relaciones con los demás. 

PROGRAMA DE EDUCACIÓN EMOCIONAL DEL GROP

El programa es una colección de actividades de actividades de educación emocional agrupadas en cinco bloques: conciencia emocional, control emocional, autoestima, habilidades sociales y habilidades de vida. Se recomienda la estructuración de las actividades en un programa diseñado y evaluado siguiendo el modelo desarrollado por el propio GROP.

PROGRAMA EDUCACIÓN RESPONSABLE

Educación Responsable es un ambicioso e innovador programa que favorece el desarrollo emocional, social y de la creatividad que se aplica, desde las áreas curriculares: literatura, música, arte y tutorías u otras áreas curriculares, contando con la participación de docentes, alumnado y familias. 

El programa ayuda a los niños y jóvenes a mejorar las siguientes competencias: autoestima, empatía, identificación/expresión emocional, autocontrol, toma de decisiones, actitudes positivas hacia la salud, habilidades de interacción, autoafirmación, oposición asertiva y desarrollo de la creatividad.

Este programa es una propuesta de tres años que debe figurar como eje prioritario de proyecto educativo del centro. Para que el centro y sus profesores implementen el programa entran a formar parte de la Red de Centros Educación Responsable, recibiendo formación, recursos educativos y seguimiento por parte de la Fundación Botín (promotora del programa).


PROGRAMA INTEMO

Este programa nace como un proyecto de educación emocional dirigido a adolescentes de 12 a 18 años financiado por el Gobierno de España y la Junta de Andalucía y está basado en el modelo teórico de Mayer y Salovey.

Su objetivo es el entrenamiento en las habilidades de percibir, expresar, facilitar, comprender y manejar v las emociones propia y la de los demás. Consta de 12 sesiones más una sesión introductoria diseñadas para ser aplicadas en el ámbito escolar en la hora de tutoría grupal de los centros educativos.

Para ser aplicado de forma adecuada se requiere la formación previa de lo educadores que deben ser modelos de la gestión emocional para sus alumnos.

Presenta un diseño cuasi-experimental pretest-intervención-postest para poder evaluar si el programa ha sido realmente efectivo.

Los resultados empíricos de su aplicación han mostrado su efectividad global manteniéndose los efectos a lo largo del tiempo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS


  • Durlak, J. A., Weissberg, R. P., Dymnicki, A. B., Taylor, R. D., & Schellinger, K. B. (2011). The impact of enhancing students’ social and emotional learning: A meta‐analysis of school‐based universal interventions. Child development, 82(1), 405-432. 
  • Salovey, P. y Mayer, J.D. (1990). Emotional intelligence. Imagination, Cognition, and Personality, 9, 185-211. 
  • Miñaca Laprida, M. I., Hervás Torres, M., & Laprida Martín, I. (2013). Análisis de programas relacionados con la Educación Emocional desde el modelo propuesto por Salovey & Mayer. Revista de Educación Social . 17. 
  • Comas Verdú, R., Moreno Arnedillo, G., & Moreno Arnedillo, J. (2002). Programa Ulises: Aprendizaje y desarrollo del autocontrol emocional. 
  • Luengo, M. A., GARRA, A., ROMERO, E., & OTERO-LÓPEZ, J. M. (1998). Programa “Construyendo Salud”. Universidad de Santiago de Compostela. 
  • Segura, M., & Arcas, M. (2003). Educar las emociones y los sentimientos. Narcea. 
  • Bonilla, M. C., & Ferris, V. P. (2005). Educación emocional: programa de actividades para educación secundaria obligatoria. CissPraxis. 
  • Barceló, M. G., & Redondo, J. M. (2003). Educación emocional: programa de actividades para educación secundaria postobligatoria. Ciss Praxis.
  •  Alzina, R. B., Granell, V. P., González, M. Á., & Cuadrado, M. (2001). Diseño y evaluación de programas de educación emocional. CissPraxis 
  • Ruíz-Aranda, D., Cabello, R., Salguero, J. M., Palomera, R., Extremera, N., & Fernández-Berrocal, P. (2013). Programa Intemo. Guía para mejorar la Inteligencia Emocional de los adolescentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario